La carboxiterapia, desde Instituto Marsil resolvemos todas tus dudas

¿Qué es la carboxiterapia? Las preguntas más frecuentes relacionadas con esta técnica.

Desde hace unos días, hemos estado hablando en las redes sociales de Instituto Marsil sobre uno de nuestros tratamientos estrella, la carboxiterapia. A raíz de ello, nos han estado llegando mensajes con muchas dudas sobre esta técnica. Por este motivo, hemos decidido hacer este post para responder vuestras preguntas más frecuentes. ¿Listo para conocer todo sobre la carboxiterapia? ¡Allá vamos!

 

carboxiterapia-instituto-marsil

¿En qué consiste la carboxiterapia?

En primer lugar, hay que aclarar que se trata de una técnica muy sencilla, en la que se administra dióxido de carbono a nuestra piel, en aquellas zonas afectadas por la piel de naranja. Este dióxido de carbono es inyectado, ya que se trata de un tratamiento subcutáneo, lo que garantizará mejores resultados.

Para los más aprensivos, ¡no os alarméis! se utilizan micro-agujas del diámetro inferior a la Insulina, apenas notaréis que os están pinchando. Y tras esta aclaración suele llegar la pregunta estrella…

¿Duele?

La carboxiterapia es un tratamiento bastante liviano, apenas duele ya que como hemos explicado antes se realiza con una aguja muy pequeña. No obstante, ya sabéis que el umbral del dolor de cada persona es diferente. Así pues, lo que para algunos será totalmente imperceptible, para otros será ligeramente molesto.

¿Para qué sirve la carboxiterapia?

Probablemente, a estas alturas del post muchos os estéis preguntado; «sí, todo esto está genial pero, ¿para qué sirve?». Pues bien, como hemos anticipado antes, es una técnica que se realiza en las zonas afectadas por la piel de naranja. Y es que actualmente, en Instituto Marsil consideramos que la carboxiterapia es una de las mejores terapias para combatir la celulitis, flacidez y acúmulos grasos localizados y resistentes. 

Suele realizarse en aquellas zonas en las que aparece piel de naranja, es decir, piernas, glúteos, abdomen y brazos. Además, al ser una técnica subcutánea, soluciona el problema desde dentro, mejorando la circulación sanguínea y linfática, y ayudando a la eliminación de líquidos. Así mismo, mejora el tono y la elasticidad de la piel, reduce la aparición de los hoyuelos en la piel (causados por la celulitis) y disminuyen el volumen de la zona.

¿Qué hay sobre los efectos secundarios?

Al tratarse de una técnica tan sencilla, la carboxiterapia no presenta efectos secundarios considerables. Los únicos síntomas adversos que puedes notar tras el tratamiento son un ligero y fugaz dolor en la zona, y un pequeño enrojecimiento que durará apenas unos minutos.  En los casos más severos podría aparecer un hematoma, pero este último efecto es bastante poco probable.

 

¿Cómo complementar el tratamiento?

Por último, resolvemos otra de las preguntas más realizadas por vosotros, ¿cómo tratar la zona tras la carboxiterapia?. Existen tratamientos que complementan muy bien esta técnica y ayudan a mejorar y prolongar los resultados. En Instituto Marsil tenemos tratamientos como la presoterapia o LPG ayudan a la difusión del gas a los tejidos adyacentes, y son los tratamientos que más recomendamos si queréis seguir cuidando la zona.

 

Y hasta aquí el post de hoy, esperamos que os haya gustado este artículo y sobre todo, que hayamos resuelto todas vuestras dudas sobre la carboxiterapia y ya sabéis, ¡nos vemos en Instituto Marsil!

 

Contacta para más información

¡Bienvenido! el objetivo del Blog de Marsil es que puedas encontrar toda la información que necesites sobre nuestros tratamientos, los servicios que te ofrecemos y nuestro equipo.

CONTACTA CON NOSOTROS

    Síguenos en las Redes